Por: Alvaro Liuzzi 23 ene. 2012


En el año 2009, Chris Anderson (The Long Tail - Director General de Wired) publicó "Free", un libro que analiza en profundidad la nueva configuración de la economía y los negocios en el ecosistema digital.

Entre las ideas mas radicales del texto, Anderson pondera la economía de lo gratuito exponiendo diversos ejemplos a lo largo de la corta historia de la Web.

El ejemplo del prólogo es excelente, y debería ser leído por los tecnócratas y artistas que levantan la mano condenando la "piratería" en tiempos de Ley S.O.P.A, P.I.P.A. y Megaupload.




"En noviembre de 2008, los miembros supervivientes del equipo original Monty Python, pasmados por el alcance de la piratería digital de sus vídeos, emitieron un anuncio muy serio en YouTube: 
 
Durante 3 años, vosotros, los YouTubers, nos habéis estado pirateando, os habéis estado apropiando de decenas de miles de nuestros vídeos y poniéndolos en YouTube. Ahora la situación ha cambiado. Ha llegado el momento de que nos hagamos cargo de nuestros asuntos. Sabemos quiénes sois, sabemos dónde vivís y podríamos perseguiros con resultados demasiado horribles para ser contados. Pero como somos unos tipos extraordinariamente buenos, hemos encontrado una manera mejor de resarcirnos: hemos lanzado nuestro propio canal Monty Python en YouTube.

 
Se acabaron esos vídeos de pésima calidad que habéis estado colgando. Os vamos a dar material de primera mano: vídeos de alta calidad suministrados directamente desde nuestras instalaciones. Y encima, estamos seleccionando nuestros clips más vistos y poniéndoos versiones totalmente nuevas de la más alta calidad. Y lo que es más, os vamos a dejar ver absolutamente todo de manera gratuita.

¡Tal cual!

 Pero queremos algo a cambio. Guardaos vuestras estupideces y comentarios tontos. Lo que queremos es que hagáis clic en los enlaces, compréis nues tras películas y programas de televisión, y aliviéis nuestro dolor e indignación por todo lo que nos habéis robado durante todos estos años.
Tres meses más tarde, ya se podían apreciar los resultados de este temerario experimento con lo Gratis. Los DVD de Monty Python se habían colocado en el puesto nº. 2 de la lista Amazon de los más vendidos de cine y televisión, con un incremento de las ventas del 23.000 por ciento. 

 

¡Tal cual! 

 Lo Gratis funcionó y lo hizo con brillantez. Más de 2 millones de personas vieron los «clips» en YouTube a medida que se difundía el boca a boca y los padres presentaban a sus hijos al Caballero Negro o les mostraban el Sketch del Loro Muerto. Miles de espectadores recordaron cuánto les gustaban los Monty Python y desearon más, así que compraron los DVD. Comenzaron a abundar los vídeos de respuesta, las aplicaciones Web híbridas y las remezclas, y una nueva generación se enteró de lo que significaba realmente «Conejo Asesino». Y todo ello le costó a Monty Python esencialmente nada, ya que YouTube pagaba todos los gastos de almacenamiento y de ancho de banda. 
 
Lo que sorprende de este ejemplo es lo poco sorprendente que es. Existen incontables casos como este en Internet, donde casi todo se da gratis en alguna versión con la esperanza de vender otra cosa, o, incluso con más frecuencia, sin esperar nada a cambio."
 


Históricos de la Tv británica, los Python encontraron nuevas audiencias en Internet y lejos de acusarlos de "piratas" crearon un contrato para que pudiesen consumir de mejor manera sus productos.

Este es un Clarísimo ejemplo de como los geniales Monty Python reconvirtieron una situación adversa y perdida en ganancia pura tan solo con humor y extrema inteligencia.

Ah, y si no los conocés, este video genial es una buena manera de empezar:




Link:
 


Comentar

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

El Autor

Alvaro Liuzzi / Periodista / Consultor e Investigador en Medios Digitales /

Redes

Con tecnología de Blogger.

Facebook SP

Google+ SP

- © Segundo Plano - Metrominimalist Theme - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -