Por: Alvaro Liuzzi 9 dic. 2009


El viaje que hice por tierras españolas me dio la posibilidad de conocer nuevas perspectivas, y a su vez algunas pautas para creer mas firmemente en otras ideas que llevaba en mi equipaje desde Argentina.

Haber participado en el IV Congreso Internacional de Periodismo en la Red, compartir una charla en el Máster de Periodismo del diario ABC y entrevistar nuevas redacciones digitales para el Documental Redacciones On Line me entregó un panorama bastante heterogéneo de los tiempos que vive el periodismo en España.

Tuve contacto con estudiantes, redactores, bloggers, periodistas freelance y directivos de grupos de comunicación, y si bien muchos esgrimían opiniones diferentes, todos reconocían un enemigo en común: "la crisis".

El eje de discusión cuando tantas personas hablan de "la crisis" es entender si todos conciben de la misma forma a esa "crisis". Y es en este punto donde volví a confirmar una idea que llevaba desde Argentina: la crisis real no es del periodismo como disciplina, sino de las empresas periodísticas que torpemente se empeñan en seguir con un modelo de negocio que tiene los días contados, en tiempos en los cuales la red lo ha cambiado todo.

El oficio periodístico vive uno de los momenos mas excitantes de su historia, con múltiples herramientas de publicación, enormes perspectivas para contar historias, y sobre todo posibilidades reales de comunicación con nuestras audiencias.

El mismo Gumersindo Lafuente durante su exposición en el Congreso dijo algo clave, explicó que en la actualidad los periodistas debemos tener la cualidad de saber manejarnos en la incertidumbre, esa misma incertidumbre que por un lado cierra tantas puertas y por otro abre muchas mas.




Gumersindo Lafuente y las nuevas formas de trabajar de los periodistas


Las entrevistas que realicé en los periódicos fueron un ejemplo de esta incertidumbre, visité redacciones digitales en pleno crecimiento, redacciones con mas de la mitad de su plantilla en paro (con despidos incluídos), y redacciones que literalmente liquidaban sus pertenencias porque el medio al que pertenecían había cerrado.


¿Que sucede con los alumnos de comunicación en este contexto?


Esta siempre es una pregunta interesante para hacernos, y sobre todo hoy en día cuando los medios, las empresas y las instituciones educativas se ven abrumadas y no se adaptan a tiempo a los cambios estructurales.

Mi exposición en el Congreso se centró en la importancia de entender la posibilidad que nos brinda la Web de posicionar nuestro nombre como marca. Sobre todo frente a un auditorio repleto de alumnos que aún no están insertados en el mercado laboral.


Parte del auditorio en la Universidad Complutense


Siempre en estos espacios trato de preguntar una serie de cuestiones para comprender como los chicos conciben su futuro, y esta no fue la excepción. Replico aquí las preguntas y respuestas que también Roger Casas publicó en su blog:

  • ¿Poseen cuenta en Facebook? - 100 % de los alumnos
  • ¿Poseen cuenta en Tuenti? 100 % de los alumnos
  • ¿Creen que se puede hacer periodismo en Facebook? 5 manos levantadas
  • ¿Cuántos poseen blogs? 60%
  • ¿Cuántos poseen blogs con perfil periodístico? 10 manos levantadas
  • Una vez recibidos en dónde les gustaría trabajar:

    - En un gran medio de comunicación: 90%
    - Idea de montar un proyecto independiente: 0%


Entre las respuestas surgieron aportes interesantes, muchos orientados a inquietudes sobre el uso de las redes sociales (con penetración total entre los asistentes). Pero estábamos allí para hablar de periodismo.

Con respecto a la utlilización de Facebook, Tuenti, o las múltiples redes sociales que conocemos repetí algo que digo siempre: es clave entender estas herramientas con perspectiva periodística. Pensar que nuestros contactos son una audiencia cautiva que puede estar interesada en lo que produzcamos, por ejemplo, le da una vuelta interesante al asunto.

De allí en adelante tenemos pautas para pensar estos ecosistemas digitales como creadores de agendas, buscadores de colegas y entrevistados, o plataformas de publicación de contenido multimedial.

Y es aquí, y ahora, entre tanta crisis e incertidumbre acechando, donde debemos dejar de pensar en "modelos de negocio" y comenzar a pensar en "modelos de prestigio". Como nunca antes en la historia del periodismo tenemos la posibilidad de afrontar una crisis de este tipo trabajando.

La Red nos da la posibilidad de publicar contenido y generar audiencias sin gastar un solo centavo, algo impensado hasta hace algunos años. Los periodistas debemos aprovechar esto produciendo, escribiendo en blogs, participando en redes sociales, valíendonos de la multimedialidad, y sobre todo aportando valor real en estos espacios para posicionarnos profesionalmente.

Tanto un periodista con años de experiencia como un joven estudiante tienen al alcance de la mano herramientas para hacer periodismo sin depender de un gran medio de comunicación que publique su trabajo.

Llevar adelante un modelo de prestigio exitoso, basado en la pasión por nuestra disciplina, nos llevará indefectiblemente a un futuro rodeado de modelos de negocio. La clave está en recorrer ese proceso basándonos en la construcción de un perfil profesional a conciencia en la Web, posicionando allí nuestro nombre como marca.

Y créanme, se que el camino no es fácil, sobre todo cuando no hablo de “trabajo” en el sentido tradicional del término asociado a una remuneración económica por nuestra tarea. Pero debemos aceptar que somos actores de una "entre-época" donde antiguos paradigmas no terminan de morir y a su vez nuevos enfoques comienzan a ver la luz de la historia.

Vivimos en sociedades que premian el éxito personal cuando va de la mano del dinero, está en nosotros elegir que camino queremos recorrer. El éxito también se puede medir en pasión y diversión por lo que estás haciendo.


Por esto, y por muchas otras razones, estoy convencido que en un mundo donde casi todos piensan en modelos de negocio, los periodistas debemos comenzar a pensar en modelos de prestigio.

7 comentarios

  1. Excelente análisis. Gracias por compartirlo. Me ayuda a entender más cómo encarar la labor docente, precisamente de estas cuestiones con alumnos del interior de Argentina, donde las posibilidades de modelos de prestigio emprendedores puedan ser una realidad.Especialmente frente a la crisis y la idea todavía persistente que ser periodista pasa por estar en un medio "grande" y cobrar un sueldo fijo a fin de mes.

    ResponderEliminar
  2. Alvaro: concuerdo con cada palabra de tu artículo. Excelente. Y tomo tu concepto de "modelo de prestigio" (o de reputación, diría más bien) como un verdadero aporte para futuros análisis. Te cuento que dando una charla en la Universidad Nacional de Córdoba hice la misma encuesta que contás y los resultados fueron parecidísimos. Me quedo con una pregunta: cuánto falta para que suceda en Argentina lo que describís de redacciones españolas? 2010, 2011?

    ResponderEliminar
  3. Sebastián: siempre es interesante pensar en los alumnos cuando se dan estos contextos. Creo que hoy un "modelo de prestigio" es el camino ideal para posicionarse profesionalmente, tanto como para un alumno como para un periodista con mucha experiencia.

    Fernando: Es difícil preveer si una crisis de este tipo puede llegar a nuestro país. Y agrego que cada país tiene sus particularidades y cada crisis se inserta de diferentes maneras. Hay algo que es seguro, el paradigma de modelo de negocio tradicional para la prensa impresa tiene los días contados.

    ResponderEliminar
  4. Alvaro, mi ámbito de trabajo no tiene que ver con la comunicación y los medios, pero de todos modos me parece un gran aporte tu artículo y es muy claro. Comparto tus reflexiones totalmente. Esto de establecer un modelo de prestigio o reputación digital no sólo es válido para los periodistas o estudiantes de periodismo, sino que hoy en día se puede hacer extensivo a casi cualquier profesión. En mi caso particular que es la informática considero que también es una necesidad insoslayable de los tiempos que corren el establecer una identidad digital como complemento del clásico CV. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Juan, lo mismo le digo a mis amigos que están analizando posibilidades para dejar sus "trabajos tradicionales" a meterse de lleno en otras formas de realizarce profesionalmente. Es todo un tema, cambian los modelos de negocio y a su vez los modelos de trabajo y se nota cada vez mas.

    ResponderEliminar
  6. Muy grato leer Bitácoras como "Segundo Plano" cuyo solo nombre ya nos dice bastante.
    Al final buscamos un modelo de negocio basado en la calidad de la marca para crear un prestigio, Y son pasos o etapas para una persona o para una corporación.
    Los invitamos a nuestro proyecto que explora caminos en la red y trata de mantener su estilo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Juan, me gustó mucho el sitio!!

    ResponderEliminar

El Autor

Alvaro Liuzzi / Periodista / Consultor e Investigador en Medios Digitales /

Redes

Tecnología de Blogger.

Facebook SP

Google+ SP

- © Segundo Plano - Metrominimalist Theme - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -