Por: Alvaro Liuzzi 18 dic. 2009


Si hay algo que no faltó a lo largo de cada charla, congreso o debate sobre periodismo digital durante este año fue esa clásica pregunta inherente al ser humano: ¿qué nos depara el futuro?

Hace algunos días, Gastón Roitberg planteó un buen disparador en su blog. Allí se/nos preguntaba "¿Cómo será el periodista de 2020?" y Gastón dejó 4 conceptos aportando valor a la conversación:

  • Periodismo social: "El trabajo va a traspasar las fronteras del medio de referencia y se transportará a todos los espacios donde están y estarán las audiencias..."

  • Nuestro ambiente será digital: "Casi todos los medios existentes van a confluir en la plataforma on line..."

  • Habilidades: "El periodista de 2020 será muy versatil. Manejará dispositivos de captura y realización multimedia que enriquecerán la experiencia perceptiva de sus contenidos..."

  • El valor de las fuentes: "El acceso y disponibilidad de una lista de contactos confiable será clave para superar algunos “ruidos contaminantes” del nuevo ecosistema de medios....."


Dentro de los debates en los cuales tuve la oportunidad de participar siempre se nombró a la tecnología como factor fundamental y aliada central en el futuro del periodismo. Era en esos momentos en los cuales intentaba repensar el eje del debate y no caer en el concepto vacío y generalizado del "periodista orquesta".

La clave, a la hora de enfrentar este tipo de discusiones, es entender que en el futuro (cercano) los periodistas deberemos manejar mas y mejores herramientas conceptuales (y técnicas). La idea no es cargar nuestras espaldas de tecnología, sino mas bien plantar enormes signos de preguntas en nuestras cabezas que nos ayuden a seleccionar las herramientas correctas para nuestro trabajo.


De "periodista orquesta" a "mentes sinfónicas"



De esta manera podremos pararnos un paso atrás del "periodista orquesta" y dejar que nuestras neuronas se encarguen de ejecutar el instrumento necesario para que el concierto periodístico no desentone al ser ejecutado.

Retomando el planteo de Gastón, con quién hemos charlado de estos temas en varias oportunidades, creo que para los estudiantes de comunicación será escencial entender que deben pasar de pensar de "modelo de negocio" a "modelo de prestigio". Y mas aún si hacemos el ejercicio de observar con perspectiva a 10 años, seguramente tendrán mas y mejores herramientas técnicas para hacer periodismo, la clave estará en la potencialidad profesional que ellos les puedan dar a las mismas.

Sin dudas, las próximas generaciones deberán ser autodidactas en el manejo de la incertidumbre que rodea nuestra profesión, y sobre todo tendrán que tener la capacidad de saber buscar mucho de lo que las instituciones educativas no estarán en posición de ofrecerles.

Por todo esto, y parado desde aquí, puedo plantear algunas aproximaciones que hoy son importantes y mañana serán escenciales cuando nuevas plataformas irrumpan desestabilizando muchas de las normas establecidas para nuestra disciplina:


  • Redes sociales: Han dicho por ahí que "Facebook es el sistema operativo de Internet". Estas redes se han convertido en espacios virtuales donde lo escencial es compartir y la información adquiere allí valor real siendo parte fundamental del ecosistema y aportando prestigio a los usuarios hábiles en su manejo. Los medios ya deberían saber que sus "portadas" no son las únicas puertas de entrada a la información que producen.
  • Lectores cada vez mas activos: Basta de "comentarios graffitis" que nadie contesta. Escuchemos a los lectores, trabajamos para ellos y sobre todo con ellos, tanto dentro del entorno digital que nuestro medio nos provea o bien fuera de él en otro tipo de redes.
  • Periodismo móvil - lectores móviles: No hay dudas que los dispositivos móviles son parte importante del periodismo del futuro. La típica visión "pc-céntrica" del usuario sentado frente a una pantalla consumiendo noticias irá mutando ante un usuario en movimiento frente a pequeñas pantallas. Los periodistas nos veremos adaptando nuestras producciones a este tipo de plataformas y sobre todo utilizándolas para producir contenido.
  • Utilizar herramientas digitales con perspectiva periodística: La tecnología seguirá avanzando de forma avasalladora, la habilidad del periodista estará en saber tomar ese momento de análisis necesario y tener la capacidad de selección de la herramienta correcta a la hora de comenzar un proyecto periodístico.
  • Formación constante: Sin dudas, tanto hoy como dentro de 10 años, la formación profesional seguirá siendo la base del buen periodismo. Sobre todo cuando se hecha en falta mucha teoría que está surgiendo de la mano de las nuevas generaciones de profesionales. Ellos serán los encargados, tanto en las academias como en las redacciones, de crear contextos teórico-prácticos que fijen líneas de investigación y producción.



No dejen de leer el los comentarios en el post de Gastón y den una vuelta por lo de Nico que también recogió el guante y aportó su visión desde Sicrono.


Entradas relacionadas:

De modelo de negocio a modelo de prestigio

Comentar

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

El Autor

Alvaro Liuzzi / Periodista / Consultor e Investigador en Medios Digitales /

Redes

Con tecnología de Blogger.

Facebook SP

Google+ SP

- © Segundo Plano - Metrominimalist Theme - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -